Caso Lanatta: un inesperado desafío para el macrismo, todavía con final incierto

0013999645

Una pregunta clave circula en las oficinas de los funcionarios más influyentes: ¿quién paga el costo político si la cacería de los hermanos Martín y Cristian Lanatta y de Víctor Schillaci no arroja resultados positivos en los próximos días?

Tardó menos de tres semanas María Eugenia Vidal en encontrarse con su primera gran encrucijada política. En los más encumbrados despachos de la gobernación bonaerense había en la tarde de ayer un dilema crucial cuya respuesta es todavía incierta: ¿Quién paga el costo político si la cacería de los hermanos Martín y Cristian Lanatta y de Víctor Schillaci no arroja resultados positivos en los próximos días? En esas oficinas del primer piso del edificio de 6 y 53 prefieren ser optimismas. En todo caso, aseguran, la trama político-judicial detrás del Triple Crimen de General Rodríguez, uno de los mayores escándalos de la administración kirchnerista, ofrece como rostro visible a Aníbal Fernández, el ex jefe de Gabinete que arrastra una imagen negativa del 80 por ciento. Es, por ahora, uno de los principales reaseguros de la gobernadora.

MARTÍN LANATTA Y LOS PROTAGONISTAS DEL TRIPLE CRIMEN DE GENERAL RODRÍGUEZ ARRASTRAN FUERTES VÍNCULOS CON FUNCIONARIOS POLÍTICOS

Vidal se topó frente a un desafío mayúsculo que la descolocó cuando todavía desempolvaba los resultados de la herencia de la anterior gestión. Un dilema crucial no solo por su responsabilidad como máxima autoridad de la provincia de Buenos Aires, sino por el poderío de sus rivales y por la connivencia de la política con un sistema mafioso con múltiples vinculaciones. Martín Lanatta y los protagonistas del Triple Crimen de General Rodríguez arrastran fuertes vínculos con funcionarios políticos, con traficantes, con comisarios de las policías Federal y de la provincia de Buenos Aires y con oscuros personajes de los servicios de Inteligencia. La gobernadora no tiene dudas acerca de la complicidad de funcionarios del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB). Para colmo, en el allanamiento a uno de los hermanos de Schillaci, los investigadores se encontraron con una capacidad logística abrumadora: dos equipos de gps, una docena de teléfonos celulares y computadoras.

El desafío es doble por las trabas burocráticas del sistema policial-judicial. Los funcionarios bonaerenses a cargo de la investigación recién empezaron a contar con datos certeros de las celdas telefónicas de los celulares de los fugados casi 24 horas después del escape. En ese lapso, los Lanatta y Schillaci podrían haber cruzado la frontera sin mayores impedimentos. De hecho, la camioneta Hilux negra secuestrada en las últimas es la misma que los condenados a reclusión perpetua por el Triple Crimen habrían usado para salir del país tiempo después de los asesinatos de Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina.

INVESTIGAN A UN SOSPECHOSO VINCULADO A UN ASCENDENTE DIRIGENTE KIRCHNERISTA

Sobre esa camioneta pesa además un dato inquietante: los investigadores siguen el rastro de uno de los tres sujetos que el 17 de diciembre pasado solicitó una tarjeta azul que lo habilita a conducir ese vehículo. Estaría vinculado con el entorno de un ascendente dirigente K de la provincia de Buenos Aires.

A última hora de ayer, los operadores políticos de la gobernadora bonaerense trabajaban a contrarreloj en otra cacería: la búsqueda de votos en la Legislatura local para el paquete de leyes del que Vidal espera obtener luz verde en la tarde de hoy en el parlamento provincial, y que demostrará la capacidad de negociación política de su gestión. Presupuesto con endeudamiento y la emergencia carcelaria, en seguridad e infraestructura era el menú que ofrecía anoche el macrismo bonaerense. Una tarea titánica encabezada por el diputado Manuel Mosca y el senador Roberto Costa bajo el paraguas de Federico Salvai, mano derecha y el funcionario de mayor confianza de la gobernadora. Entrada la noche de ayer, la negociación con el kirchnerismo, según confiaron a Infobae, estaba a unos siete votos del idilio. “Los ligamos con el tráfico de efedrina, les revisamos la gestión con auditorías, les trabamos la designación de Ricardo Echegaray para la Auditoría pero les pedimos los votos, no es fácil”, reconocía anoche uno de los negociadores macristas.

EN MEDIO DEL ESCÁNDALO POR LA FUGA, EL MACRISMO BONAERENSE NEGOCIA UN PAQUETE DE LEYES CON EL KIRCHNERISMO

La enorme duda dentro del staff macrista radica además en la ingenuidad, o no, del anuncio de la emergencia del obsoleto y sospechado sistema carcelario bonaerense, sin el descabezamiento inmediato de sus principales jefes. La otra lupa deberá posarse en los funcionarios judiciales que autorizaron a los reclusos del Triple Crimen a apiñarse en un pabellón a pensar las 24 horas en la manera de fugarse, más aún cuando fueron sosprendidos hace dos años mientras intentaban escapar del penal de Sierra Chica.

Vidal enfrenta un desafío tan imponente como inesperado, cuyo final es todavía incierto. A la abultada recompensa de 2 millones de pesos que pesa sobre los tres prófugos podría seguir en algunas semanas un aumento en los 100 mil pesos que el gobierno bonaerense ofrece por alguna pista sobre el paradero de Ibar Esteban Pérez Corradi, sindicado como autor intelectual de los asesinatos de Forza, Ferrón y Bina. Si Martín Lanatta transformó en un tembladeral los cimientos de la política con su aparición televisiva, en agosto pasado, la caza de Pérez Corradi dejaría sin dormir a más de un ex funcionario.

Antes de asumir, el presidente Mauricio Macri se había cansado de repetir que el éxito de su gestión también dependería de los aciertos de su ex vicejefa porteña. Este escándalo no es la excepción.

Gracias por calificar! Ahora puedes decirle al mundo como se siente a traves de los medios sociales.
Lo que acabo de ver es..
  • Raro
  • Asqueroso
  • Divertido
  • Interesante
  • Emotivo
  • Increible

Deja Tu Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*