Pagó en cuotas la fiesta por los 15 años de su hija, pero al llegar al salón supo que la habían estafado

“Sentimos una impotencia, no nos dan ninguna solución, este hombre desapareció y la fiesta quedó en la nada, con una nena con su vestido puesto”, describió Juana Riveros, una empleada doméstica rosarina, para expresar su desazón luego de haber sido estafada por el dueño de un salón de fiestas al que le pagó $40.000 para celebrar el cumpleaños de 15 de su hija Daiana.

El gran evento debió llevarse a cabo el sábado pasado. Cuando llegó la hora acordada, Juana vio que en el salón no había nada preparado. Ni catering, ni empleados, ni fotógrafo, ni filmación, tal como el hombre había prometido. “Me atendía el celular y me decía ‘estoy a dos cuadras’ y cortaba. Así toda la tarde hasta la noche cuando todo terminó en escándalo”, dijo la mujer en diálogo con el diario La Capital.

Para cumplir el sueño de su hija, la mujer hizo un gran esfuerzo. Durante 12 meses reunió los 40 mil pesos, que mes a mes le iba llevando al dueño del salón -identificado como Pablo- hasta su casa. “Hacía horas extra, turnos complementarios para cumplirle el sueño a la nena. Encima, mi marido perdió el trabajo así que fue doble sacrificio”, agregó Juana. Pero el sueño, se transformó en pesadilla. A las 17 horas llegó al lugar y no había nada ni nadie. Pasaron las horas y la desolación crecía. Nunca dio la cara. “Su mujer de nombre Patricia estaba allí, pero cuando le preguntábamos una y otra vez dónde estaba su marido, no sabía qué decir”, comentó la mamá de Daiana.

Los 130 invitados estaban citados para las 21. Lo mismo ocurría en otros dos salones ubicados en el mismo predio, donde se iban a festejar otros cumpleaños. Todos quedaron con las ganas de celebrar.

El estafador ofrecía sus servicios por Internet y en las redes sociales. Según señaló Juana, le hacía recibos cada vez que recibía una cuota y hasta le firmó un falso contrato. “La verdad, nunca sospeché. Ahora que estalló todo, vienen y me dicen que fueron víctimas de un mal servicio”, dijo la empleada, quien tampoco sabía de las cuatro clausuras que ya tenía el lugar ni tampoco que contaba con la habilitación para funcionar como salón de fiestas. De hecho, la Guardia Urbana Municipal (GUM) clausuró por quinta vez el lugar por haber violado las fajas de clausura anteriores.

“Fue un desastre. Habíamos pagado 40 mil pesos, tengo todos los comprobantes, todo en cuotas durante un año. Le di 3 mil pesos y después cuotas a acordar”, dijo la víctima. “En el cumpleaños tenía a todos los invitados afuera, a la nena en el auto sin saber qué hacer con ella, porque no había nada armado, estaba la mujer, que no sabia dónde estaba el marido y el hombre nunca a apareció”, contó.

La tensión fue creciendo con el correr del tiempo. Los invitados comenzaron a protestar y hasta hubo algunos enfrentamientos entre ellos en los que tuvo que intervenir la policía. Hacia las 22, se montó piquete con sillas y mesas de plástico en plena calle e increparon a la esposa del dueño del salón. La mujer quedó detenida, acusada de defraudación.

“Es algo que no se lo deseo a nadie. La nena estaba vestida, maquillada, peinada, y la tuve horas dando vueltas por el Parque Independencia. Estamos viviendo una gran decepción. Si nos salía bien, se lo hacía a la más chica”, dijo.

Gracias por calificar! Ahora puedes decirle al mundo como se siente a traves de los medios sociales.
Lo que acabo de ver es..
  • Raro
  • Asqueroso
  • Divertido
  • Interesante
  • Emotivo
  • Increible

Deja Tu Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*