River de luto: murió Amadeo Carrizo

La leyenda del arco de River tenía 93 años. Es considerado uno de los mejores guardavalla argentinos de todos los tiempos

Tras luchar contra una prolongada enfermedad, murió a los 93 años en la mañana de este viernes el ex arquero de River Amadeo Carrizo. La leyenda del “millonario” falleció en la ciudad de Buenos Aires donde residía desde hace muchos años junto a su familia. Sus restos serán cremados y llevados a la ciudad santafesina de Rufino, de donde era oriundos.

Amadeo Carrizo marcó una época por su estilo y efectividad en el puesto, jugando 552 partidos en River Plate (durante 23 años y ganó siete títulos) y 22 en el seleccionado argentino (10 años y ganó la Copa de las Naciones en Brasil), con el cual participó en la Copa del Mundo de Suecia en 1958.

Nacido en la localidad santafesina de Rufino, un 12 de junio de 1926 -ese día quedó establecido como “El día del arquero”- jugó en el exterior en Millonarios, de Colombia, entre 1969 y 1970, en donde se retiró con 44 años.

Amadeo Carrizo debutó en primera a los 19 años y fue el primer arquero en Argentina que usó guantes, se caratacterizó por ser un innovador en la época al salir del área, jugar con los pies y poseer un potente saque de arco que era el primer eslabón del ataque de su equipo. A los 42 años Mantuvo su valla invicta por 769 minutos.

En 1945, con 19 años, hizo su debut en River y desde entonces forjó una admirable carrera que le valió el tardío pero merecido título de presidente honorario del club a fines de 2013 con la llegada de Rodolfo D’Onofrio a la presidencia.

Defendió el arco en Núñez hasta 1968, jugó 521 partidos en el club y ganó ocho títulos locales (1945, 1947, 1952, 1953, 1955, 1956 y 1957). Tuvo como compañeros a grandes próceres “millonarios”: José Manuel “El Charro” Moreno, Alfredo Di Stéfano, Ángel Labruna, Juan Carlos Muñoz, Félix Loustau, Walter Gómez, Enrique Omar Sívori, Néstor “Pipo” Rossi y Ermindo Onega, por citar algunos.

Se convirtió en el futbolista con más partidos jugados en la historia de River, por encima de Labruna (514), Reinaldo Merlo (500), Juan José López (424), Norberto Yácono (393), Oscar “Pinino” Mas (382), Norberto “Beto” Alonso (374), Loustau (367) y Ubaldo Fillol (361).

Y en el transcurso de ese largo camino refundó el concepto de arquero en el fútbol argentino. Hasta entonces, los guardametas eran simplemente atajadores, futbolistas limitados a esa tarea debajo de los tres palos, pero Amadeo se trató de un arquero integral, espejo para generaciones posteriores.

Además de su sobriedad en el arco, Carrizo impresionó con el dominio de toda el área, con su capacidad para salir y achicar el ángulo de tiro de los delanteros rivales, con su voz de mando para ordenar la defensa y con su habilidad con los pies -aquella que adquirió como número 9 en su época juvenil- para originar contraataques.

Gracias por calificar! Ahora puedes decirle al mundo como se siente a traves de los medios sociales.
Lo que acabo de ver es..
  • Raro
  • Asqueroso
  • Divertido
  • Interesante
  • Emotivo
  • Increible

Deja Tu Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*